viernes, 27 de febrero de 2009

"Sin inteligencia" - Daniel C. Montoya


Sin inteligencia

El comandante terminaba su informe final en la bitácora de navegación:
Al cabo de más de dos ciclos de traslación alrededor de este planeta sin nombre hallado en este sistema solar ignoto, buscando por todas las geografías y climas que lo conforman –redactaba–, se pudo establecer que:
· Las formas de vida vegetal, dependen para subsistir, de los recursos naturales de origen mineral que puedan hallar en cada región. O, directamente, si estos lugares ofrecen marcada escasez de dichos recursos, sobre todo de agua, no presentan vegetación.
· Por su parte, las manifestaciones de vida animal obedecen de la cadena alimentaria del más fuerte devorando al más débil; aunque también hemos observado animales carroñeros o herbívoros. Este sistema de relación, básico y primitivo, permitiendo interaccionar sólo instintos y entorno, es el que pauta un equilibrio entre especies. Si los más débiles se propagan en número, los más fuertes se alimentan con más asiduidad, hasta que se reduce el número de los primeros; luego, al no poder consumir lo que no hay, la falta de alimento termina reduciendo el número de los más fuertes, en una proporción medida que devuelve el equilibrio natural.

Pero lo fundamental que hemos venido a buscar no lo encontramos. Ni animales ni vegetales poseen desarrollo tecnológico. Es decir: no hemos hallado muestras de inteligencia evolutiva. Y por las características de dependencia a los factores observados –concluyó–, creemos que estas formas de vida nunca desplegarán manifestación de inteligencia alguna, condicionando seriamente su supervivencia futura.

A la mañana siguiente, la nave despegó en medio de agudos sonidos provocados por las turbinas nucleares que le daban impulso, y ante la mirada que podría haber sido curiosa y atónita, si los gigantescos saurios que presenciaban a distancia el evento multicolor, hubieran tenido inteligencia. El período cretácico en la Tierra, 90.000 millones de años atrás, quedaba descartado y abandonado en lo infinito del Universo.

Autor: Daniel C. Montoya. Centro Cultural Aníbal Troilo.

Etiquetas: , , , ,

6 comentarios:

A las 28 de febrero de 2009, 19:57 , Blogger Cristina Bertos ha dicho...

Sin ser un "informe final en" mi "bitácora de navegación", deseo sepas que me encantan como escribes y los mensajes que dejas en cada cuento!!!!!!

 
A las 4 de marzo de 2009, 13:20 , Blogger Gladys ha dicho...

Tu forma de escribir es fabulosa, muy especial, con mensajes profundos y reales, todo ello hace de tu escritura un estilo único.

Desde Guatemala, mis sinceras

!!! FELICITACIONES !!!

Espero tener la oportunidad de seguir leyendote en este sitio.

 
A las 9 de marzo de 2009, 11:39 , Anonymous SUSAN ha dicho...

REALMENTE, ESCRIBES MARAVILLOSAMENTE MESCLAS LO REAL CON LO IMAGINARIO....Y CREO QUE TU MENTE DA PARA MUCHOS Y HERMOSOS RELATOS QUE RECREARÁN NUESTROS OJOS.NO DEJES DE HACERLO!!!BESOS SUSAN

 
A las 16 de marzo de 2009, 18:05 , Blogger mara gena ha dicho...

jojo! me hizo acordar al final del planeta de los simios con charlton que pensó todo el tiempo que estaba en un planeta desconocido hasta que vió a la estatua de la libertad...
Me gusta!

 
A las 23 de marzo de 2009, 19:14 , Blogger Abril Lech ha dicho...

Un género diferente al que yo te conozco.. y me quedo pensando, qué va a ser de nosotros en el planeta a futuro.

 
A las 27 de marzo de 2009, 23:54 , Blogger www.claypole.com ha dicho...

Muy buen relato, me gusta tu estilo de escritura...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal